martes, 1 de mayo de 2012

CAMPEONATO 1968

El campeonato estaba compuesto de 21 fechas, donde Pairetti arrancó el año con un Barracuda, el que le permitió una victoria, pero estaba lejos de la Liebres, y eso merecía un cambio.


Fue Pairetti quien le encargó la construcción del coche a Steven y explica por qué: "La desición fue exclusivamente mía e incluso los amigos que me acompañaban dudaban de mi desición. Es que el Barracuda y la Liebre 1 ya no me servían para el circuito y yo necesitaba tener un coche competitivo. Yo ya conocía la capacidad de Horacio Steven porque habiamos trabajado juntos en el equipo Alpine de Fórmula 3 y no lo dudé mas".
Sigue relatando Pairetti:"Steven tenía el equipo Competición S.A que había conservado los prototipos Ford y conversando con él nos pusimos a trabajar en su modificacíon y mejora y ponerle un motor Chevrolet seís cilindros, el 250 con el desarrollo de los ingenieros Ricardo Joseph y Ricardo Pochat y una caja Corvette".
Para "Il Matto" el motor 250 era mucho más potente que el 230 que se venía usando,sino que tenía más salida y llegaba a su máxima potencia más rápido, factor muy importante en los circuitos y autódromos: "Con la multiplicación 3,08 a 1 el 250 montado al Trueno Naranja llegaba en 1500 metros a 6000 RPM mientras que con el 230 habia que hacer 3000 metros para llegar a esas vueltas."
Párrafo aparte,cabe mencionar que el equipo de Steven (Competición S.A) estaba formado por Pedro Campo, quien diseñó el chasis,suspensiones y carrocería del Trueno; Rodolfo Fraga, del departamento técnico-práctico; Jorge Arcuri, bocetista, proyectista y dibujante; Alberto Maranga, proyectista; Jorge Rama, constructor de los chasís y Carlos Mourelos, mecánico.
El auto debutó el 23 de junio de 1968 en las "250 Millas" realizadas en Buenos Aires. Pairetti fue el más veloz en la clasificación y venía en punta en la carrera hasta que debió desertar por una rotura del diferencial. "El auto estaba equipado con frenos y pastillas de nuevo diseño y con respecto al diferencial, al tren trasero en general, teníamos nuestras dudas aunque confíabamos que terminaría la carrera. Se rompió y ya estamos trabajando en el rediseño de todo el tren trasero" anuncío el Preparador ante el abandono del Trueno.
Al mismo tiempo, Steven desarrollaba otro auto para Cacho Fangio al que se le incorporaría todos los cambios realizados en el auto original después de la primera prueba. A ese vehículo se lo conocería como el "Trueno Dorado".
El sinsabor de debut fue pasajero. Al mes siguiente en Alta Gracia (Córdoba) consiguió su primer éxito (y el segundo de Pairetti en el campeonato) derrotando al Martos-Chevrolet y logra ponerse a 1,5 del lider del certamen: Héctor Luís Gradassi.
Pairetti vuelve a ganar en Córdoba y supera a gradassi en el Campeonato poniendose a 2,5 de ventaja. En esa Carrera el Trueno Naranja ganó la clasificación, las dos series y la clasificación general por lo que Pairetti recogió $755.000 en premios por los 215 kms recorridos en carrera.
A la semana siguiente fue segundo en las "100 Vueltas" en el autódromo porteño. La tercera victoria de Pairetti llegó el 18 de agosto, nuevamente en Córdoba, con la disputa de los "200 kilómetros".

Se repuso el 29 de septiembre con un triunfo en Buenos Aires pero abandona en el Circuito sanjuanino de "El Zonda" por una rotura del diferencial y nuevamente en Buenos aires vuelve a desertar por una pinchadura en el radiador de aceite. La diferencia con Gradassi es de solo 6 puntos.
El Gran premio había sido reemplazado por el ACA por un torneo triangular que se inició en Rafaela (3 de noviembre) que ganaria Carlos Marincovich con el Chevytres, seguido de Pairetti con su Trueno. Ese día debutó otro trueno, el dorado conducido por Cacho Fangio, que llegó tercero. En el campeonato Pairetti seguia estirando la ventaja con Gradassi a 8 puntos.
En Alta Gracia (17 de noviembre) se concreta un duelo entre las renacidas Liebres de Copello y Gradassi contra el Trueno Naranja. Gana Eduardo Copello y segundo queda Pairetti, quien logra mantener los 8 puntos de diferencia, pero ahora sobre Copello.
El campeonato se definió el 24 de noviembre en la última fecha de triangular en Buenos aires. Se disputaron las dos series imponiendose Pairetti en la primera saliendo Copello segundo, todavía con chances al título. En la grilla de partida de la segunda serie Carlos ve que el "Maestro" Copello sale de su Torino y se dirige al Trueno. Él pensó que lo iba a increpar por algo, pero no. Copello le extendió la mano y le dijo: "Carlos corré tranquilo, sos el campeón, tengo el motor fundido".Pairetti le creyó y lo dejó picar en punta, a la cuarta vuelta el auto del "Maestro" dijo basta y el motor explotó.¿El resultado? Los dos truenos salieron primero y segundo con Pairetti y Cacho Fangio al volante. Eso fue más que sufuciente para que Carlos Pairetti lograra el Campeonato Argentino de TC de 1968 con 17 puntos de ventaja sobre Copello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario