domingo, 29 de julio de 2012

Nascar: Johnson iguala a Gordon en Indianápolis


El dueño de equipo Rick Hendrick puede que haya tenido días mejores, pero no muchos.

Hendrick observó como Jimmie Johnson ganó la Crown Royal presentes the Curtiss Shaver 400 at the Brickyard este domingo cruzando la bandera a cuadros con 4.758 segundos sobre su escolta, Kyle Busch, para igualar a Jeff Gordon como los pilotos con más triunfos en carreras de la Copa en Indianapolis Motor Speedway con un total de cuatro.

La victoria fue la tercera de Johnson en la temporada, casi asegurando el hecho de ser el único piloto que ha clasificado a todas las ediciones de la Caza por la Copa Sprint desde que se implementó este formato en NASCAR en 2004. Johnson ganó por 58° oportunidad, dejándolo octavo en la lista de los más ganadores y segundo entre los pilotos activos, detrás de Gordon.

Un cuarto puesto catapultó a Dale Earnhardt Jr., también piloto de Hendrick, al liderazgo en las posiciones luego de que quien había llegado en la cima, Matt Kenseth, se retirara por un accidente para quedar clasificado 35°.

Greg Biffle finalizó tercero, seguido por Earnhardt y Gordon. Denny Hamlin, ganador de la pole, Ryan Newman, Martin Truex Jr., Brad Keselowski y Tony Stewart completaron los diez primeros.

La última vez en que Earnhardt lideró las posiciones de la Copa fue en octubre de 2004 luego de Talladega, pero mantuvo el primer puesto solamente por dos días, debido a una penalización de 25 puntos de parte de NASCAR por maldecir durante una entrevista televisiva post-carrera.

Corriendo lado a lado con Trevor Bayne en la vuelta 132, Joey Logano perdió el control de su Toyota N°20, fue contra el Camry N°47 de Bobby Labonte y luego se encontró con el Ford N°17 de Kenseth, quien estaba corriendo cerca del muro externo intentando evitar el incidente.

La primera carrera de Carl Edwards con Chad Norris, su nuevo jefe de equipo, se vio torcida de manera temprana. Edwards largó segundo y peleó por el liderazgo con Denny Hamlin por media vuelta, pero luego perdió potencia en el 12° giro y llevó su auto a los pits.

Para el momento en que los mecánicos del N°99 habían resuelto el problema, Edwards estaba cuatro vueltas abajo y fuera de toda pelea. No fue la clase de resultado que necesitaba en una temporada que aún lo tiene sin ganar mientras pelea por un puesto en la Caza. Edwards finalizó 29°.

TC Mouras invitados: Kholer confirmado como ganador


Una hora después de finalizada la carrera de pilotos invitados del TC Mouras en La Plata, los comisarios deportivos declararon vencedor al piloto de Ezeiza tras el recargo a Echevarría y Aventín por adelantamiento en largada.

Al mismo tiempo, Jonatan Castellano, se quedó con el Campeonato de Pilotos Invitados luego de haber culminado en el 5 lugar con la Dodge que pertenece a Leonardo Palotini.

CLASIFICACIÓN FINAL


1 KOHLER CLAUDIO CHEVROLET
2 OUBINA ADRIAN DODGE
3 PERLO GONZALO CHEVROLET
4 DE BENEDICTIS JUAN FORD
5 CASTELLANO JONATAN DODGE
6 GIALLOMBARDO MAURO FORD
7 ANGELINI JUAN CHEVROLET
8 SAVINO JOSE FORD
9 UGALDE LIONEL FORD
10 MARTINEZ OMAR FORD
11 TRUCCO JUAN MARTIN DODGE
12 OYHANART MARIANO FORD
13 CAMPANERA LAUREANO CHEVROLET
14 SILVA JUAN MANUEL FORD
15 GOMEZ SEBASTIAN CHEVROLET
16 DI SCALA CRISTIAN CHEVROLET
17 ALAUX SERGIO DODGE
18 ECHEVARRIA CAMILO CHEVROLET
19 AVENTIN DIEGO CHEVROLET
20 MANGONI SANTIAGO CHEVROLET
21 CORONAS WALDEMAR FORD
22 DIORIO GUSTAVO FORD
23 SERRANO MARTIN CHEVROLET
24 PACHO ARIEL CHEVROLET
25 TANONI OMAR FORD
26 GIANINI JUAN PABLO FORD

TC Mouras titulares: Bruno lideró un podio todo de Chevrolet


Juan Martín Bruno (Chevrolet) fue contundente y ganó la carrera de pilotos titulares del TC Mouras, en el autódromo de La Plata. Al hombre de Las Toscas Racing lo secundaron Pablo Costanzo (Chevrolet) y Eduardo Martínez (Chevrolet).
Bruno impuso el ritmo que mostró en la serie y no les dejó ninguno resquicio a sus rivales. Por su parte, Franco De Benedicitis (Ford) desarrolló gran parte de la competencia segundo pero sobre el final fue relegado al quinto lugar por Costanzo, Martínez y Esteban Gini (Chevrolet).
Luego arribaron Aldo Ortiz (Dodge), Emmanuel Alifraco (Ford), Pablo Marcilese (Chevrolet), Brian Atkinson (Ford) y Juan Garbelino (Ford).
Con este resultado De Benedictis continúa en la punta del campeonato con 130.5, seguido por Nicolás Pezzuchi (Dodge) con 119 y Bruno con 110 unidades. La próxima competencia será el 12 de agosto en el autódromo de 9 de Julio.

Los tiempos

1 Bruno, Juan Martin (Chevrolet) 23:04.284
2 Costanzo, Pablo(Chevrolet) 23:11.873
3 Martínez, Eduardo(Chevrolet) 23:12.839
4 Gini, Esteban(Chevrolet) 23:13.674
5 De Benedictis, Franco (Ford) 23:13.817
6 Ortiz, Aldo(Dodge) 23:17.203
7 Alifraco, Emanuel(Ford) 23:19.771
8 Marcilese, Pablo(Chevrolet) 23:24.040
9 Atkinson, William(Ford) 23:27.285
10 Garbelino, Juan(Ford) 23:27.715
11 Gassman, Joel(Ford) 23:27.989
12 Onandia, Facundo(Chevrolet) 23:28.600
13 Michieletto, Ariel(Chevrolet) 23:28.848
14 Lambiris, Mauricio(Ford) 23:29.759
15 Videle, Roberto(Ford) 23:41.357
16 Palotini, Leonardo(Dodge) 23:47.902
17 Landa, Juan Ignacio(Ford) 23:48.217
18 Verriello, Diego(Ford) 23:48.983
19 Bueno, Hernán(Ford) 23:53.446
20 Ruggiero, Alan(Ford) 24:11.597
21 Ebarlin, Juan José(Chevrolet) 23:48.464
22 Dianda, Nicolás(Dodge) 15:48.746
23 Pezzucchi, Nicolas(Dodge) 13:48.600
24 Scalbi, Augusto(Chevrolet) 09:56.122
25 Barucca, Juan Pablo(Chevrolet) 01:58.598
26 Montans, Federico (Dodge)
27 Urcera, José Manuel(Chevrolet)

sábado, 28 de julio de 2012

BRUNO Y DE BENEDICTIS EN EL MOURAS


Juan Martín Bruno (Chevrolet) y Franco De Benedictis (Ford), se llevaron las series del TC Mouras en el autódromo de La Plata. El representante de Saladillo se quedó con la batería más rápida y partirá desde el primer lugar en la final de mañana.

El piloto del JP Las Toscas Racing, Juan Martín Bruno obtuvo la serie más veloz en el TC Mouras, versión de los titulares, donde fue escoltado por Juan José Ebarlín (Chevrolet) y  Nocolás Pezzuchi (Dodge).
Cuarto arribó Emmanuel Alifraco (Ford) y quinto Aldo Ortiz (Dodge). Lambiris Gassman, Garbelino, Michieletto y Videle, cerraron los diez primeros.

Mientras que en la segunda serie el triunfo quedó para el puntero del campeonato, Franco de Benedictis, quien se alzó con la victoria al superar a Pablo Costanzo (Chevrolet). Alan Ruggiero completó el podio.
Cuarto y quinto se ubicaron Pablo Marcilese, Biran Atkinson. Martínez, Verriello, Barucca, Palotini, Onandia, cerraron los diez primeros.

viernes, 27 de julio de 2012

CAMPEONATO DE TC 2012 ACTUALIZADO



A continuación pueden ver como los referentes máximos de Chevrolet se van acercando a la punta del torneo y otros tantos luchan por ingresar dentro de los 12 primeros


CAMPEONATO TC - 2012
Pos. N º de auto Piloto Marca Puntos
1 3 Rossi, Matías  Chevrolet 130
2 20 Girolami, Néstor Torino 115,5
3 1 Ortelli, Guillermo Chevrolet 97
4 18 Ledesma, Christian  Chevrolet 93,5
5 8 Ponce de León, Gabriel  Ford 93
6 6 Castellano, Jonatan  Dodge 91
7 5 Giallombardo, Mauro Ford 83,5
8 26 Alaux, Sergio Chevrolet 74
9 22 De Benedictis, Juan Bautista Ford 72,5
10 15 Fontana, Norberto Torino 72
11 30 Ponte, Martín Torino 62
12 4 López, José María Chevrolet 61,5
13 11 Altuna, Mariano  Chevrolet 59,5
14 12 Pernía, Leonel Chevrolet 59
15 19 Gianini, Juan Pablo Ford 57
16 24 Canapino, Agustín  Chevrolet 56,5
17 14 Spataro, Emiliano  Dodge 55
18 2 Ugalde, Lionel  Ford 54,5
19 23 Moriatis, Emanuel  Ford 54
20 13 Werner, Mariano  Ford 53,5
21 17 Aventin, Diego  Ford 53,5
22 41 Savino, José Ford 52,5
23 10 Angelini, Juan Marcos Dodge 48,5
24 111 Silva, Juan Manuel Ford 48
25 7 Martínez, Omar  Ford 47,5
26 25 Bonelli, Próspero Ford 47,5
27 21 Trucco, Juan Martín Dodge 47
28 27 Juan, Maximiliano  Ford 45,5
29 182 Kohler, Claudio Dodge 44,5
30 42 Basso, Martín  Chevrolet 44
31 28 Jalaf, Matías Ford 40,5
32 37 Bosio, Ezequiel Torino 34
33 107 Sotro, Leonel Ford 34
34 38 Di Palma, Luís José H Torino 32,5
35 31 Okulovich, Carlos Torino 28
36 46 Oubiña, Adrián Ford 24
37 44 Nolesi, Mathias Ford 23
38 36 Ciantini, José  Dodge 20
39 43 Campanera, Laureano Chevrolet 18
40 34 Verna, Rafael Dodge 15,5
41 32 Urretavizcaya, Tomás Torino 14,5
42 47 Mazzacane, Gastón Chevrolet 14
43 50 De Carlo, Diego Chevrolet 13,5
44 48 Del Bo , Roberto Chevrolet 12
45 53 Dose, Christian Chevrolet 10,5
46 45 Tanoni, Omar  Ford 9,5
47 85 Risatti, Ricardo Ford 8
48 52 Solís, Gustavo Ford 6,5
49 33 Pichini , Mauro Ford 6
50 49 Candela , Enrique Ford 5
51 51 Mulet, Leandro Chevrolet 4
52 54 Gil Bicella, Facundo Dodge 2

Autos emblemáticos para la fiesta del 5 de agosto


Antes de la final del Turismo Carretera habrá varios shows en el Autódromo de porteño con la frutilla del postre: autos campeones y emblemáticos en la pista del Oscar y Juan Gálvez.
El 5 de agosto todos viviremos la gran fiesta de los 75 años del Turismo Carretera en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez de la Ciudad de Buenos Aires. Y además de las competencias de la máxima y del TC Pista, y del show de los Mirage de la Fuerza Aérea Argentina con el trofeo en juego por los 100 años, sumado a una exhibición de paracaidismo, girarán en el autódromo porteño autos que marcaron épocas en la categoría.

El público presente, que ingresará al sector general con entradas invitación de la ACTC, y que seguramente colmará la capacidad de la Catedral del Automovilismo, podrá disfrutar de joyas mecánicas que despertaron pasiones de los fanáticos en cada década desde el nacimiento de 1937.
Habrá tres autos que utilizó Roberto Mouras con el Dodge N°1 que tripulará Rubén Gil Bicella, el Dodge N°5 conducido por Enrique Beto Pourciel y la Chevy del Toro de Carlos Casares que manejará Marcos Loiocco.

Gastón Mazzacane estará al volante de la Chevy con los colores argentinos que fue de Juan María Traverso, mientras que Oscar Castellano llevará en la pista su Dodge Naranja Mecánica con la que fue campeón en 1987 y luego repitió en la temporada siguiente.

Juan Manuel Silva será el piloto de su propio Ford campeón en 2005 mientras que Roberto Videle conducirá el Ford del chaqueño ganador de las 1000 carreras en Paraná 2003. Por su parte Omar Martínez será el piloto de su propio Falcon campeón 2004 y Antonio Aventin tripulará la Dodge del título 1980/81, que marcó el primer campeonato para la marca.

También estará presente el Trueno Naranja con Eduardo Bouvier al volante, Walter Hernández con su Ford campeón 1993, Ernesto Bessone con la Dodge que le dio el primer campeonato al motor Cherokee con la Dodge, y Christian Ledesma conducirá la Chevy que fue contundente en 2007.
El presidente de la ACTC, Oscar Aventin, se subirá a su Falcon bicampeón 1991 y 1992, en tanto que Eduardo Pucho Saenz llevará el de Jorge Martínez Boero, que se lució en el campeonato de 1982. Y siguiendo con Ford también será parte de la fiesta el Falcon que sorprendió en 2009 de la mano de Emanuel Moriatis con el propio Manu al volante.

Habrá tiempo para la nostalgia pura con Ricardo Gálvez, hijo del inolvidable Juan, con la cupecita Ford del piloto que fuera más ganador y más campeón de la categoría. También Ricardo López hijo conducirá el auto que su padre utilizó en la epopeya mayor del Turismo Carretera en La Buenos Aires – Caracas de 1948. Y no podía faltar La Galera de los hermanos Emiliozzi, cuatro veces campeones.

El séxtuple campeón, Guillermo Ortelli, se subirá a la Chevy de 2008 en tanto que Emilio Satriano volverá a la actividad con su Chevrolet campeón 1990. Juan Antonio De Benedictis manejará su Dodge verde y Roberto Tito Urretavizcaya lo hará con el Torino que el 21 de septiembre del año pasado se convirtió en el primer auto de competición en pisar suelo antártico en un hecho inédito para la historia nacional.

martes, 24 de julio de 2012

OSVALDO "COCHO" LOPEZ


Osvaldo Abel López, conocido popularmente como "Cocho" López, es un ex piloto argentino de automovilismo de velocidad, nacido en Capital Federal el 3 de diciembre de 1947.
Reconocido a nivel nacional, fue campeón de TC 2000 en el Torneo Presentación del año 1979, a bordo de un Peugeot 504. Compitió en esta categoría, donde también fue subcampeón en 1990 con Fiat Regatta, en Turismo Carretera, en el Club Argentino de Pilotos, en Turismo Nacional y otras categorías nacionales.
Tuvo también participaciones internacionales, al competir en Fórmula 2 Europea, en Superturismo Sudamericano y en Sport Prototipo. También fue tricampeón del Club Argentino de Pilotos en 1985, 1986 y 1987. A finales de su carrera, decidió convertirse en defensor de la marca Alfa Romeo al competir en el STS con un Alfa Romeo 156 y en TC 2000 con un Alfa Romeo 146, capitaneando el primer equipo oficial de la marca en esta categoría.

Su primera incursión en el TC se remonta al año 1987, donde participa de 3 carreras con una coupé Dodge. Al año siguiente logra su primer triunfo en la categoría con el mismo auto.
A partir de 1989 participa con una Chevy, marca con la que participa hasta 1996, luego lo haría de manera esporádica con un Falcon.

Su única victoria con Chevrolet sería el 13 de octubre de 1991 en el Autódromo de Mendoza

MARCELO BUGLIOTTI


Marcelo Bugliotti nació en Jesús María, provincia de Córdoba, el 15 de agosto de 1971.
Se destacó en diferentes categorías zonales, provinciales y nacionales. Fue piloto de rally nacional y también se destacó en competiciones de pista asfaltada. Incursionó en las cuatro categorías más importantes del automovilismo argentino: El Turismo Carretera, el TC 2000, el Top Race y el Turismo Nacional. Durante su incursión en el TC 2000, participó con su escuadra ProRacing, inicialmente poniendo en pista modelos Honda Civic. La performance de su equipo lo llevó a sellar en 2003 un acuerdo con el fabricante norteamericano General Motors, logrando establecer el equipo oficial Chevrolet Pro Racing, del cual además de ser uno de sus pilotos, fue uno de sus directivos. En 2004 su escuadra obtiene la corona de TC 2000. Al año siguiente se retiró, retornando en 2006 y colaborando con los triunfos de Matías Rossi en ese año y al año siguiente. En 2008 incursiona por primera vez en el Turismo Nacional con un Chevrolet Astra del equipo de Luis Belloso, haciendo una temporada irregular. En 2009, luego de su primer temporada completa, obtiene su primer título a nivel nacional al alzarse con la corona de campeón de la Clase 3 del Turismo Nacional con un Chevrolet Astra del equipo de Belloso.
Actualmente sigue participando en la clase 3 del TN a bordo de un Focus.

Su paso por el TC comienza en el año 2002, donde corre casi toda la temporada y logra una victoria a bordo de un Falcon.
En 2003, 2004, 2006 y 2010 participa de algunas competencias en TC pero a bordo de una Chevy, logrando en 2004 una nueva victoria, pero al no tener continuidad los resultados no volvieron a ser los esperados.

Su única victoria con Chevrolet fue el 2 de mayo de 2004 en el Autódromo de Buenos Aires.

JOSE MARIA LOPEZ


José María López nació el 26 de abril de 1983 en Rio Tercero, Provincia de Córdoba, Argentina, conocido también como Pechito López.

Corrió en la categoría GP2 Series para los equipos DAMS y SuperNova y fue piloto de pruebas del equipo Renault de Fórmula 1. Luego de su incursión por Europa, y de un fracasado intento por ingresar a la Fórmula 1, López regresó a la Argentina en el año 2007 para incursionar en la categoría TC 2000. Al año siguiente, además de debutar en el Turismo Carretera, se consagró campeón argentino de TC 2000. Ese año también alternó con participaciones en la categoría FIA GT representando al equipo del Automóvil Club Argentino. En 2009, tuvo su mejor año en el automovilismo nacional, al debutar en el Top Race, continuando sus actividades en el TC 2000 y el Turismo Carretera. Ese año estuvo a las puertas de ser el primer piloto argentino en obtener la Triple corona del automovilismo argentino, al ganar los títulos de TC 2000 y Top Race, y perder el de Turismo Carretera sobre el final de la última competencia.

En 2010 el equipo HAZ Racing Team, que lo cobijara durante todo el 2009, ya no tenía cupos ni coches para ofrecerle, debido a las cuestiones reglamentarias. Es así que decide elevar hacia la dirigencia de la ACTC un pedido para cambiar de marca, teniendo en cuenta su tercer puesto en 2009 y que la marca que lo representaba (Torino Cherokee) ya tenía sus conductores. Es así que López se reincorpora al TC a bordo de un Chevrolet Chevy, del equipo Oil Competición, que obtiene asesoría del HAZ Racing Team. Con todos estos aditamentos, José María López reinicia sus actividades en el automovilismo argentino. Recibió el Premio Konex de Platino al mejor automovilista de la década en la Argentina.


El año 2011 y 2012 lo encuentra en el mismo equipo defendiendo los colores de Chevrolet y siendo protagonista.

El 18 de septiembre de 2011 logra su única victoria con Chevrolet, donde dominó todo ese fin de semana en el mítico Autódromo de Balcarce. Con esta victoria logra entrar a la Copa de Oro y luce el nº 4 en sus laterales en la temporada 2012.

JORGE RECALDE


Jorge Raúl Recalde nació un 9 de agosto de 1951 en Mina Clavero, provincia de Córdoba. En términos generales, es inevitable pasar por alto la extensa trayectoria automovílistica de tal vez, a gusto personal, el mejor piloto de rally que dió la historia argentina. Campeón de Turismo Nacional Clase C y Trepadas Nacionales Clase C en 1974, Rally Argentino en la Clase 12 (1982), Clase C (1983/85), Clase A8 (1999/00) y Campeon Absoluto (2000), además de ser el único piloto argentino en haber ganado una fecha del WRC, pasando por los equipos oficiales Mercedes-Benz, Ford y Lancia. Pero, nos vamos a centrar únicamente en el TC, lo cual no quita que haya referencias a otras categorías.

1974:
Manejó un Ford Falcon con mecánica de Herceg-Ferrea, propiedad de Roberto Del Campo. Ganó en su debut, la Vuelta de Olavarría, siendo el primer debutante victorioso en el TC. Después venció en el Gran Premio de la Montaña. Terminó 5º en el campeonato.

1975:
Con el Ford oficial de José Miguel Herceg, ganó la Vuelta de Tandil, en el Autódromo de Buenos Aires y el Gran Premio de la Montaña. Finalizó subcampeón, empatando en puntos con Héctor Gradassi.


1976:
Comenzó el año con el Dodge de Benavídez-Isoldi, ex Daniel Sancho. A mitad de año se integraba al equipo de Del Campo con el Ford que había usado Luis Di Palma. Obtuvo tres podios y terminó 5º en el ranking.


1977:
Con el Ford, consiguió un podio y finalizó 5º en el torneo.


1978:
Manejó algunas competencias el Chevrolet con preparación Wilke-Pedersoli, como reemplazo de Roberto Mouras, ganando en el Autódromo de Allen el 21 de mayo. 16º en el campeonato.



1993:
Retornó después de 15 años, con un Ford alistado por el equipo de Oscar Castellano, ex Ramos. Finalizo 34º.

CESAR MALNATTI


César Horacio Malnatti nació en La Plata un 29 de julio de 1933, pero durante su campaña deportiva representó a la localidad de San Miguel.
Debutó en TC en 1960 con una Coupe Chevrolet, en el G.P. llegando en el puesto 30º.
Se mantuvo con intermitencias hasta el año 1966, donde se relacionó con Carlos Pairetti, a partir de ese año el equipo del arrecifeño construyó un nuevo Chevrolet, el cual a mitad de temporada le fue colocado un motor Tornado, siendo el primero de la categoria en utilizarlo a bordo de un Chevrolet. Ese año ganó su primera competencia en la Vuelta de Santa Fe.
Luego a partir de 1967 comenzó a correr con un Torino 380 W, marca que lo vió correr hasta 1972, consiguiendo ganar 4 carreras y obteniendo como mayor logro el subcampeonato de la Formula "A" en 1970.
En 1973 cambió de marca, esta vez a bordo de un Dodge, ganando la Vuelta de Chivilcoy, pero a los 20 días encontró la muerte en un infausto accidente en Pergamino, junto a su acompañante Miguel Gorosito, en circunstancias que con el paso de los años no quedaron del todo claras.

SU TRIUNFO CON CHEVROLET

15 de mayo de 1966 - Vuelta de Santa Fe

CLAUDIO BISCEGLIA


La carrera
La carrera de TC de Río Gallegos, disputada el 2 de diciembre de 2001 tuvo desde el comienzo un dominador neto: Claudio Bisceglia, seguido por Guillermo Ortelli y Rubén Salerno, en tanto que Martínez trataba de ubicarse dentro de los 10 primeros lugares pensando en el torneo.
Sin embargo, un fuera de pista y posteriormente un encontronazo contra Ernesto Bessone (Dodge Cherokee) lo dejaron definitivamente fuera de la conversación.
El "Gurí" fue sancionado a pasar por boxes; y si bien al retornar recuperó algún puesto, finalizó en el 21º lugar, no pudiendo acumular punto alguno.
Junto con los errores propios cometidos por Martínez, varios pilotos de Chevrolet trataron de "apurarlo", por lo menos anímicamente, en especial Marcos Di Palma, que pudo de esa manera cobrar una "cuenta pendiente", particularmente con Alberto Canapino, según sus propias palabras.
Di Palma concretó lo que había anticipado públicamente, "haré todo lo posible para ayudar a Ortelli", sin cometer acción antirreglamentaria alguna.
Su predilección por el tres veces campeón quedó patentizada al estrecharse en un gran abrazo en el momento del festejo.
Ortelli, en contraposición con los desaciertos del "Gurí", cumplió con una de sus mejores carreras, manejando con absoluta seguridad, demostrando por qué es uno de los grandes pilotos argentinos.
Bisceglia, mientras tanto, en la punta, desde el comienzo elaboró lo que quería: ganar "su" carrera de TC por primera vez.
Fue un día completito de festejos para los aficionados de Chevrolet: el triunfo "primerizo" del "Peludo" Bisceglia y otro título de Ortelli. ¿Los de Ford? Se lamentaron y mucho.

MARIANO CALAMANTE (P)


La "segunda coloradita"

Como en muchos de los Chevrolet de ese entonces, la historia de la Coloradita se divide en dos partes, las del Chevrolet de 4 bancadas y la del Super 7 bancadas. Las mecanicas son distintas, los elementos tambien, pero los resultados, casi no variaron. La "coloradita" era un auto ganador antes y lo fue despues.

¿Por qué se realizo un Chevrolet? cuando Bordeu decidio regresar a la argentina, no es de dificil respuesta. La idea fue de Fangio y en ningun momento se pregunto de que marca seria, todos sabian que sería un Chevrolet. Costo trabajo hacer el auto, porque se lo queria hacer bien para poder discutir la punta desde el principio. El primer paso fue compar un chasis semipreparado, que era de Marcos Ciani. Esto cuenta su preparador Ruben "Toto" Fangio: "la carroceria estaba puesta asi nomas sobre el chasis, por lo que fue muy importante el trabajo de chapa. Pero en aquel momento, la "colorada" no era solo de Bordeu, tambien pertenecia a Mariano Calamante. Hicimos el auto, pero como despues, resulto que los dos andaban bien, decidimos reunirnos todo el equipo para decidir quien se quedaria con el auto. Le toco a Juan Manuel y Mariano se hizo otro muy parecido".


VUELTA DE BAHIA BLANCA - 19 de junio de 1966

De pronto, sucede lo insospechado. El cómodo puntero se detiene en un auxilio, reinicia la marcha en forma más lenta, e inexorablemente comienza a perder la preciosa ventaja que llevaba pero no ya a manos de Tarducci, al que problemas de balancines lo obligaron a caminar en cinco cilindros, sino a las de Calamante cuya inteligente posición, lo colocaba prácticamente en Bahía Blanca con el primer puesto. Funcionan entonces los relojes para establecer la pequeña diferencia que separó a Calamante del primero en el camino, que es Casá, y ésta es del orden de 43" en Chaíqué.
Se renueva el interés, aunque se sabía de la menor velocidad de Casá. Se va achicando lentamente la diferencia, pero la distancia no da para más, y Balcarce adquiere un nuevo triunfador.
El cronométrico triunfo premia con justicia a quien conoció aunque brevemente, los halagos de ser primero en Venado Tuerto. Le bastó a Calamante sentarse en un auto ganador, para demostrar que no sólo arrollando se logran triunfos.

ROBERTO CAPARELLO


El 18 de agosto de 1991, el marplatense Roberto Caparello conseguía la victoria en el Turismo Carretera de la mano de un Chevrolet y en el marco de la II Vuelta de Lobos.
En dicha competencia, sobre los 7.030 mts de extensión que tenía el semipermanente, Roberto arrancaba ganando la primera serie a bordo de la Chevy y dejaba como escoltas a Oscar Castellano y Jorge Oyhanart.
En la final, la primera fila era compartida por Fabián Acuña y Juan Manuel Landa, mientras que Caparello largaba desde la cuarta junto a Roberto Mouras. Ya en los primeros giros, el representante de Chevrolet marchaba en la segunda colocación y se perfilaba como gran candidato a llevarse la finalísima, situación que se vio plasmada faltando tres vueltas, donde Caparello aprovechó el retraso de Acuña, que venía ganando, y como se mostraba con buen ritmo y con gran diferencia con los demás competidores, se alzó con el tan anhelado triunfo.
Para Roberto, la victoria fue un premio al esfuerzo y demostraba sus cualidades conductivas a todo el país. La segunda ubicación era para "Lalo" Ramos, tercero se colocaba Carlos Garrido y cuarto arribaba Juan Manuel Landa.

ROBERTO DEL BO


Roberto del Bo, nació el 12 de Noviembre de 1967 en la localidad de San Severo, Provincia de Córdoba.
Desde muy pequeño su historia comienza a escribirse en CANALS, localidad cercana a la que lo vió nacer, donde actualmente reside y donde realizó los estudios primarios y secundarios.
Desde muy joven debe hacerse cargo de las actividades que su familia utiliza como medio de vida, el trabajo del campo, donde comienza a desarrollarse como contratista rural y productor agropecuario, actividad que efectúa actualmente.

Roberto Del Bo, que debutara el 7 de agosto de 1994 en la categoría, con un Ford de Jorge Oyanhart en el autódromo Parque Ciudad de Río Cuarto, para luego correr el resto de su campaña con Chevrolet, siempre con auto propio y desde 2002 con equipo propio.

Sus inicios en categorías zonales, donde fue campeón en 1991 y 1992 con Renault Gordini le dieron la posibilidad de subirse a un Turismo Carretera de la mano de Mario Oliva, quien lo entusiasmara para comprar un Chevrolet para continuar su campaña.

La lamentable desaparición física de Mario Oliva dejó a Roberto a mitad de camino en la compra del Chevrolet, poniéndose a trabajar alquilando campo para sembrar girasol y trigo y luego de la cosecha de 1995 pudo adquirir un Chevrolet a Marcelo Polinori para volver a competir en tres carreras en 1996, tarea que repitió en 1997 para ya realizar campeonatos completos a partir de 1998.

El primer Chevrolet, auto que todavía tenía elásticos en su suspensión trasera, tuvo que ser totalmente reformado para hacerlo competitivo, y gracias al trabajo en el chasis y los motores de Bozzone, Roberto consigue hacer su única pole position en la categoría en La Plata en noviembre de 1998.

Aquel auto marcó una etapa de Roberto Del Bo que lo tuvo entre los principales protagonista de la categoría, llegando a su punto máximo cuando el 28 de mayo de 2000 ganó (único triunfo parcial) al segunda serie en el autódromo de Buenos Aires, largando la final en primera fila junto al Ford de Roberto Urretavizcaya.

En una vuelta que será inolvidable para Roberto, ya que fueron los más de seis mil metros del circuito Nº 12 peleando la primera posición con “Tito”, al llegar al frenaje de la horquilla, un toque de Urretavizcaya lo saca de pista dejándolo tirado en la leca.

Con más de 17 años en la categoría y superadas las 200 carreras corridas, el popular piloto de Canals, a sus 44 años todavía piensa en seguir compitiendo y para ello instaló su equipo en Chivilcoy (Buenos Aires) y cuenta con el asesoramiento de Roberto “Chispa” Uranga en el chasis y los motores son propios con preparación de De Marco, pero los resultados, si bien son esquivos en estos momentos, está trabajando para acercarse a los primeros lugares que supo ocupar con gran modestia pero con singular entrega en la categoría más popular del país.

En sus doscientas carreras corridas, Roberto consiguió una pole position, en series tiene un primer puesto y luego ha ocupado todos los puestos clasificatorios, y en finales ha terminado tres veces 7º como mejores clasificaciones y fue 20º en el campeonato del año 2000 como mejor posición final.

DOMINGO GUEVARA


LA VICTORIA DE GUEVARA

El rugido de motores estremeció la tranquilidad rural de aquel circuito a la vera de los caminos el paisaje agrícola, que era una postal típica del San Rafael de ayer. Entre los surcos de las viñas iban y venían los jornaleros apretando sus manos las manceras del arado, de chupallas, alpargatas y pañuelo al cuello, mientras miraban pasar los bólidos que alguna vez habían visto en la tapas de la revista "El Gráfico". Lógicamente, no podía pasar desapercibida: la realización de "Las 500 Millas del Río Diamante", que en una prueba más del calendario de Turismo de Carretera.

Con la presencia de numerosos competidores, se largaba la prueba en la avenida Balloffet, entre los Dos Puentes en la Isla del Río Diamante, en un circuito que comprendía ruta 143, Pobre Diablo, El Tropezón, Víctor Weinert, La Pichana, Puente Nuevo, Vuelta de Rodrigo, Cuarteles de Cuadro Nacional, Ciudad y nuevamente Los Dos Puentes. Fue una carrera espectacular con miles de personas bordeando el circuito, donde había familias enteras gozando de un espectáculo único en el ámbito automovilístico deportivo. 


La competencia se llevó a cabo el domingo 29 de marzo de 1953, y en cuya oportunidad el intendente municipal Guillermo Catalán fue el encargado de bajar la bandera a cuadros, dando inicio a la competencia. Allí estaban al mando de su clásicas "baturé" Domingo Marimón, el sanrafaelino Armando Pennone, Dalmo Bojanich, Félix Peduzzi, otro lugareño Víctor De Luis, Pablo Gulle, el corredor mendocino Pedro Yarza, Julio César Castellani, Víctor García y muchos otros. Todo se desarrolló con matices cambiantes a lo largo de la carrera y el público ovacionando por momentos al sanrafaelino Pennone que se animó a enfrentar a los más famosos pilotos de Turismo de Carretera de la época.

Finalmente, el triunfo fue para el sanjuanino Domingo Guevara, el segundo lugar lo alcanzó Emilio Boretto, tercero resultó Domingo Marimón, y en medio de los aplausos y gente que acompañaba su lento ingreso a los boxes, llegó en cuarto lugar nuestro Armando Pennone. Las 500 Millas del Río Diamante, una de las competencias más pintorescas del Turismo de Carretera, dejaron gratos recuerdos en los sanrafaelinos que vivieron esa época brillante, tal como lo señalaban los diarios de la época. El circuito elaborado para tal fin, que tuvo amplias rectas y varias curvas, algunas peligrosas como la llamada "Del Nicho", actualmente Vuelta de Zamora o la de Víctor Weinert, que giraba intempestivamente hacia La Pichana. En todo ese recorrido miles de personas le pusieron la postal rural a esa competencia automovilística que quedó para siempre en los anales del deporte lugareño.


LUIS HERNANDEZ


Nacido un 18 de abril de 1956 en la localidad de Comandante Nicanor Otamendi , provincia de Buenos Aires , comenzó su actividad automovilística en los zonales de su región.
Debido a su buen desempeño en el TC del Sudeste , donde logró los títulos de las temporadas 80 , 81 y 82 , tuvo motivo suficiente como para pensar en algo más grande , allí fue que surgió la posibilidad de correr en TC.
Debutó en la 6º fecha del torneo 1983 , su adaptación a la categoría fue rápida , destacándose su manejo de características vistosas y espectaculares , fundamentalmente en las carreras ruteras.
A partir de 1987 se incorpora al equipo de los hermanos Satriano , junto a ellos tuvo la posibilidad de contar con un auto competitivo dándose el gran gusto de obtener su única victoria en el año 1990.
En total cuenta con 163 participaciones en la categoría y 4 podios (1 victoria , 1 segundo puesto y 2 terceros) , todas sus carreras fueron con Chevrolet mientras fue piloto titular , cuenta con una competencia a bordo de un Falcon como invitado de Eduardo Nicotra en las 2 horas de 1994.

MARTIN BASSO


Martín Basso nació el 26 de julio de 1974 en Córdoba, Argentina. Compitió en diferentes categorías de automovilismo de nivel zonal, nacional e internacional. Inició su carrera deportiva en la monomarca Fiat 600 de Rafaela, para luego pasar a competir en la Fórmula Renault Argentina, categoría de la que se consagrara campeón en 1996. Compitió a nivel Internacional en las categorías Fórmula 3 Sudamericana, Fórmula Atlantic, Porsche Supercup y Fórmula 3000 Internacional.

En 2003 regresó a su país para debutar en el TC 2000, categoría en la que compitiera durante un tiempo prolongado, debutando a bordo de un Honda Civic y retirandose sobre un Ford Focus II. En 2009 debutó en el Turismo Carretera a bordo de un Torino Cherokee de la escuadra HAZ Racing Team, y en 2011 resolvió cambiar de marca al subirse a un Chevrolet Chevy. El 13 de mayo de 2012, Basso obtendría su primer victoria en el TC a bordo de su Chevrolet, convirtiendose en el ganador número 201 de la historia de la categoría. El suceso, tuvo lugar en el Autódromo de Termas de Río Hondo por la septima fecha del campeonato 2012 del TC.

JUAN PELLEGRINI


Juan José Pellegrini, oriundo de Carmen de Areco, fue un destacado piloto que -tras brillar en la época dorada del TC del Oeste- pasó al Turismo Carretera donde se hizo notar por su estilo veloz y aguerrido. Corrió con Chevrolet, Dodge y Ford en los años ’80, plena década de las carreras en circuitos semipermanentes, y ganó la Vuelta de Coronel Pringles el 8 de marzo de 1981 con una Coupé Chevy a 192 km/h. de promedio, y la Vuelta de La Plata con una Coupé Dodge GTX el 20 de noviembre de 1983 a 203 km/h.


El 28 de diciembre de 2011 murió luego de un confuso episodio. Cuando "Juancho" transitaba por la Ruta Provincial 31, que une las localidades de Carmen y San Antonio de Areco en una camioneta Ford F100 que, por causas desconocidas, comenzó a incendiarse hasta quedar totalmente destruida. A raíz de ello, sufrió una descompensación cardíaca y falleció a pocos metros del vehículo.

JOSE CORDONNIER

Nacido en Ayacucho el 4 de Agosto de 1907, a los 18 años se fue a trabajar a Balcarce en lo de Raimundo Carlini, (agente de la marca Rugby) quien le propone le ayude a preparar un motor y correr juntos (año 1927) ganando la competencia en la ciudad de Mar del Plata.

Don Antonio cansado de la chacra se viene al pueblo y abre el taller A.B.Cordonnier e Hijo, el edificio alquilado a don F.Pelizari , tenia un pequeño salón , fosa y casa adentro, ahora se encuentra en ese lugar la confitería las tinajas.

En el taller se reparaban coches, equipos de luz, esquiladoras Cooper y se vendían repuestos, tenían un surtidor de nafta y tambores de aceite suelto.Tenía un chasis Ford V8 con el motor preparado para carreras pisteras, así corrió varias, en una de ellas lo acompaño la señora Alicia y salieron 2dos, detrás de Emilliozi.

En 1941 al quedarse sin auto el señor David le ofrece una coupe Ford V8, con la cual se clasifica en el puesto 11ro, en la Mar y Sierras.

En 1947 al ser concesionario de GM la empresa le cede una coupe 0 Km., con la cual corrió el gran premio internacional acompañado por Juan Manaza y en alguna etapa por el doctor Patalagoyti, teniendo que abandonar en la etapa Tucuman-Cordoba.
Para correr las mil millas de Avellaneda les toco en el sorteo el numero 43, pero en Brandsen ya eran punteros por tiempo neto pero en Tandil tuvo que cambiar el dinamo y termino 2do detrás de Angel Pascuali.

Al día siguiente fue descalificado el puntero, aprovechando don José y triunfando en la 2da etapa y la general, sacándole mas de una hora al resto de los competidores. 2do fue Gauthier, 3ro Daly, 4to García, 5to Finochieto; esta carrera fue ganada en tiempo récord 118,788kmts, superando el récord de Juan Manuel Fangio.


En 1948 se realiza en Pringles una prueba de TC a 2 etapas y en vuelta de clasificación José consiguió el numero 5, el 1 fue B.Campos , y el ganador de la competencia seria J.M.Fangio, don José fundió biela y después de ir 1ro abandono.

Luego consiguió una coupe 39, participando de los 1600kmts, organizados por el ACA de Avellaneda, con una reforma fundamental se largaba de noche y se corría todo en una sola etapa, don José llego a estar delante Fangio y otros grandes como Galvez, Ciani, Pedruzi, pero la suerte lo traicionó y volvió a abandonar en la altura de Suipacha. Galvez ganó, y lo siguio Fangio que había largado con el nro,125!.....

En la vuelta a Santa Fe yendo puntero y bastante cómodo, se pasa de largo el cementerio de la ciudad de Sunchales y luego de 30 kmts, pega la vuelta y se reincorpora llegando en el 7mo lugar en la general.

En abril del 49 se corría la Mar y Sierra, que pasaba por Ayacucho don José obtuvo el 28 en la clasificación, en una carrera signada por la tragedia, a don José por ejemplo le ocurrio un accidente bravisimo donde murió su acompañante Hipólito Aguado, y el recibió fracturas en ambas piernas siendo operado en capital y recuperándose muy lentamente hasta volver al taller, con bastón incluido.

ONOFRE MARIMON


Onofre Marimón, hijo del recordado, Domingo Marimon, el ganador de la Buenos Aires-Caracas, debut y victoria en el TC, y el primer mártir de la F1.
Nació en Zárate, el 19 de diciembre de 1922, siempre sintió la pasión por el automovilismo, a los 13 años  junto a un amigo de la infancia, le sacan el auto a Osvaldo Parmigiani, que había ido a visitar a su padre.
Se van a la ruta llegando a la velocidad de 170kh, regresa a su casa contando la hazaña, su mama María se acercó, lo miró con una mirada muy tierna y le rompió un plato en la cabeza, pero fue inútil, la pasión por correr fue mas fuerte.
Años después convence a sus padres para poder correr en una prueba zonal en Cosquín, en el circuito de la costanera, al pie del pan de azúcar a bordo de un Ford A.
Después de ese debut debió conformarse con seguir a su padre en las carreras del Turismo Carretera, pero nunca se conformaría, siempre con la idea de poder algún día ser piloto de carreras, a pesar de la respuesta negativa de su familia, no se daba por vencido, mientras tanto seguía trabajando en la empresa fúnebre de su padre, manejando el furgón a fondo.
En 1949 el TC disputaba la vuelta de la Pampa,  una intensa niebla que cubría el camino, Domingo Marimon se fue en una curva, se fractura la clavícula, es así como la oportunidad llego a Onofre, después de insistir hasta colmar la paciencia, y varias discusiones, su padre accede.

El 12 de octubre de 1949 a los 27 años de edad, en complicidad con su padre y sus amigos Onofre se presenta en la vuelta de Mar del Plata, carrera para no ganadores de TC, elaborando una victoria inobjetable, a bordo del Chevrolet, su madre no sabía nada.



Un año después, su segunda presentación, fue el 1 de julio de 1950, en la vuelta de Córdoba, 2 etapas, con el mismo Chevrolet cumple una gran actuación, peleando el primer lugar nada mas y nada menos a Juan Gálvez, era el puntero de la primera etapa, a 1000Mts de la llegada el Chevrolet Nº3 se queda sin nafta, Onofre  recibe la ayuda de un espectador que le dio algunos litros para que pudiera llegar, arribo segundo, en la segunda etapa debió abandonar por problemas mecánicos, Eusebio Marcilla gano la vuelta de Córdoba.
Pero su incursión en el automovilismo llegaría asta ahí, ya que su padre decide que ya fue suficiente, pero Onofre nunca dejaba de insistir, y vuelve a la carga para poder correr y presentarse en el circuito de la Cumbre en 1950, pidiendo todo a través de sus amigos, y  otra oportunidad mas se presenta.
Juan Manuel Fangio al viajar a Europa para correr por el campeonato mundial, le deja a Don  Domingo el Chevrolet-Wayne de Mecánica Nacional para que lo corriera, y lo hizo en Tucumán, arribando segundo, detrás de Félix López, la categoría se presentaría en Córdoba en el circuito de la Cumbre, y a la carga de nuevo.
Para terminar la cuestión su padre lo llamo y le dijo, “Esta bien, pero hagamos una cosa, vamos al circuito (la cumbre) y el que haga el mejor tiempo corre el auto”
Onofre hace mejor tiempo que su padre, por lo tanto su hijo correría el Chevrolet-Wayne, y logra una importante victoria en la categoría Fuerza Libre, en el difícil circuito de la Cumbre.
Meses después corre en Junín, gana su serie, y la final, convirtiéndolo en un piloto de primera línea, y el Chevrolet-Wayne que le dejara Fangio a su padre, ya había pasado a su propiedad, antes de finalizar el año se presenta en una carrera de TC, en el circuito La Tablada, abandonando.

Del TC, al Viejo Mundo

En 1952, con 32 años de edad, interviene en Mecánica Nacional, logrando varios triunfos, obtiene el subcampeonato detrás de Jesús Ricardo Iglesias, ese mismo año participa en la temporada Internacional Argentina a bordo de una Maserati, ganándole a Fangio en una de las carreras, finaliza 10°, y quiere correr en Europa.
En 1953 la consagración definitiva a nivel internacional, se clasifica 10° en la temporada internacional de Argentina sobre una Ferrari.
Insiste y logra mediante una gestión de  Fangio y el  ACA, lo envían a Europa.
Con una Maserati comprada por su padre, el gobierno Argentino se entera del esfuerzo y lo ayuda para que pueda cumplir su sueño.
Obtiene buenas actuaciones en el viejo mundo, un 2° puesto en Módena, abandona en Nurburgring y
Le Mans, esta ultima con Alfa Romeo.
Aquel  segundo puesto en Modena detrás de Fangio integro el equipo Maserati en el Gran Premio de Italia, luchando de igual a igual con los grandes de la época, Fangio, Farina, Ascari. Cuentan que fue un duelo sensacional, Marimón por momentos estaba por delante de ellos, hasta que una piedra le agujerea el radiador, perdiendo seis minutos en boxes, volvió a la carga, con vueltas menos pero sin desentonar, ganó Fangio, cumplió la mejor carrera de su vida con la Maserati de su propiedad, pintada con los colores azul y amarillo, esta carrera lo deja con las puertas abiertas para continuar en la F1, fue su consagración definitiva.

En 1953 los Marimón (padres) viven en Como, Italia, cercano a la frontera con Suiza y a 200km de Alemania, su esposa y dos hijos están en Córdoba, Domingo y su padre parten a Alemania para presentarse en Nurburgring, el día de la clasificación, le pide a su padre que en la segunda vuelta le tome los tiempos.
Se calza el casco, la antiparras, y los guantes, sube a su Maserati, luego de salir a pista, no pasa por la recta principal, don Domingo con cronometro en mano, intuye que algo malo pasa, pasan los minutos y la preocupación es mayor,  en un momento ve a Beba, quien fuera en su momento la mujer de Fangio, es ella quien le da la mala noticia.
En la curva de Adenau se despista, atraviesa un arbusto, cae 50mts mas allá de una barranca con un fuertísimo golpe en el pecho y muchos traumatismos, es auxiliado, se lo saca del auto y se lo recuesta en el pasto, para asombro de muchos, en el lugar del accidente se encontraba un sacerdote, que estaba mirando la clasificación, se acerco y le dio la extremaunción, Onofre vivió solo siete minutos.


Esa mañana del 31 de julio,  Onofre se quejó que se le trababa el acelerador, otros dicen que ese fue el problema que se repitió, también que pudo trabarse el diferencial justo en la curva, otros que arriesgo demasiado, que no era la marcha correcta, lo cierto que son solo hipótesis.
"No puede ser" repetía una y otra vez Juan M Fangio junto al auto, acompañado de Beto Mieres y del Ingeniero Giovanni Conestreni, un destacado periodista Italiano, dijo “Cuando se revisó el auto, el cambio no estaba puesto, pero nada se puede asegurar”
Omar Orsi, propietario de Maserati, lo calificó como un joven piloto y era nuestra mayor esperanza.
El gobierno Argentino dispuso para que los restos de Onofre Marimon fueran embalsamados en Alemania y trasladados a la Argentina en avión.
Fue recibido con honor, cuando el cortejo fúnebre entro a la ciudad de Córdoba una verdadera multitud lo despidió con pañuelos en alto, sus restos descansan en Cosquín, donde una de sus maestras de la niñez lo despidió con una frase que enmudeció a todos los presentes,   “Como antes te digo ahora, ¡hasta mañana Pinocho!)
El 31 de julio de 1954, Onofre  muere a los 32 años de edad cuando estaba en la cumbre de su carrera deportiva, el mismo que debutara con una victoria en el Turismo Carretera, asombrando en el viejo mundo.   
Su padre, el de la leyenda, el de la Bs.As.-Caracas, Domingo Marimón terminó con su vida un 30 de junio de 1981, nunca pudo soportar la perdida de su hijo.

LUIS ALBERTO MIRALDI


Hay que remontarse a casi cinco años atrás de este 3 de mayo de 1998, a aquella carrera que Walter Hernández ganó en el nefasto semipermanente de La Plata, para encontrar un ganador tan sorpresivo como el que el TC entregó en su primer paso del año por Buenos Aires en la temporada. Claro que aquella vez, Walter llegó con el antecedente de un puñado de carreras en la categoría, mientras que Luis Alberto Miraldi ya se encuentra cercano al centenar. Una espera demasiado extensa que tuvo la compensación del festejo en el escenario soñado por todo ganador primerizo, como lo es el Oscar Gálvez y llevando en la butaca derecha de acompañante a su rubia esposa Mariela.
La sorpresa del triunfo de Miraldi estuvo rodeada por la agradable rutina de otra carrera altamente emotiva que entregó el TC, con sus múltiples y cambiantes alternativas, y por ese saludable hábito de la categoría de contar con una importante concurrencia, que en este caso anduvo por las 20.000 personas. Dos matices que le dieron color y calor a una jornada en la que hasta el Sol se animó a salir.¿Qué pasó para que Miraldi tirara al tacho de la basura todos los pronósticos de la lógica? Para empezar, el diablo empezó desde temprano a meter la cola, marginando ya en las series a importantes candidatos como Ortelli (se engranó la guía de válvulas y quedó en 5 cilindros), Garrido (despiste al desinflarse el neumático delantero izquierdo), Martínez (agarró la luneta desprendida del auto de Garrido y rompió el radiador), José Luis Di Palma (manguera de aceite) y Satriano (quebró el eje del carburador). Esto le permitió con su tercer puesto en la serie largar noveno la final, con la esperanza de continuar avanzando si funcionaban los cambios efectuados en el chasis. La fortuna lo siguió ayudando en la final con las deserciones de Salerno (pistón), Acuña (una piedra le dobló el captor de encendido), Urretavizcaya y Etchegaray (toque) y Verna (motor). Un quintento que difícilmente hubiera estado al alcance de Miraldi.Pero ojo, que también Miraldi puso lo suyo. Porque, por encima de la pasividad de Traverso, más preocupado por no cargar lastre que por subir al podio, supo aprovechar la firmeza con que su chivo salía de Salotto para dar cuenta del veloz Dodge de Petrich, de un Falcon que anduvo rápido como el de Redolfi y finalmente del Chevrolet de Iglesias en la maniobra que a 3 giros del final resultó clave. Porque allí, ante el abandono del infortunado Verna, otro que merecía la victoria y la perdió por culpa del motor cuando parecía tener controlada la situación, Miraldi atrapó un liderazgo que hasta la última curva debió defender sin margen de errores ante los embates de Iglesias. Y este fue otro de sus méritos para inscribir su nombre como el sexto ganador diferente sobre otras tantas fechas del año y colocar 4 a 2 el duelo a favor de los Chivos.

NORBERTO POLINORI


Norberto José Polinori nace el 25 de mayo de 1932 en Villa Cañás. Sus padres, Anita Matonay de Polinori (Doña Anita) y Egidio Polinori, en ese tiempo, eran propietarios de una sólida empresa dedicada a la compraventa de repuestos de motores de diferentes vehículos. En ese ámbito, atestado de tecnología mecánica, se desarrolla su vida. Tenía un hermano mayor que él que se llamaba Juan Alfredo, al que todos lo conocían por El Pety. Uno de los primeros deportes que practica es el fútbol en el Club Sportsman. Se casa con una linda mujer Mirtha Sfasciotti que le dio tres hijos: Fernando -20 de junio de 1963- y, Graciela y Silvina -14 de marzo de 1965-. Las mellizas nacieron al concluir la primer etapa en Venado Tuerto de La Dos Océanos, en la que participó.

Al inicio del año 1963, Norberto José Polinori, joven corpulento y bonachón, de treinta años de edad, apodado «El Negro», se decide a preparar una Cupé Chevrolet con motor Apache de cuatro bancadas, para participar en el Campeonato Argentino de Turismo Carretera; categoría máxima nacional de competencia automovilística.

"Al terminar de armarlo, salimos a probar el auto. Al ponerlo a ciento setenta kilómetros por hora en la ruta, se sorprendió. «A esto no lo puedo manejar, lo voy a tener que vender»; el auto era muy inestable. «Habrá algo mal; vamos a ver a Marcos», traté de calmarlo. Al probarlo Ciani manifestó: «Ni yo lo puedo manejar». Lo llevó a un taller, lo alinearon y salimos a la ruta manejando Marcos; lo puso a ciento noventa kilómetros por hora, soltó el volante y expresó: «Ves "Negro", es fácil, ahora se tiene bien». Al volver a Villa Cañás, «El Negro» hacía lo mismo; estaba loco de alegría."
La carrocería la adaptó a la categoría José M. Baquio, en Venado Tuerto.
Norberto José Polinori y su equipo de mecánicos trabajaron a ritmo sostenido durante, aproximadamente, un año, hasta dejar a la cupé en condiciones para la primer prueba.

La tapa de cilindro «Made in Villa Cañás»
En tanto se sucedían esas carreras, desde el comienzo del año '64, los mecánicos de Polinori experimentaban con un invento; no sabían si iba a dar resultado.
N.Ferreyra.: "Durante un viaje que hicimos a Rufino, «Chacarita» Pettinari y yo convencimos a «El Negro» para que nos consiga una tapa de cilindro para reformarla y crear una de seis entradas y cuatro salidas. Al traernos una tapa trabajé con una máquina de agujerear, con una sierrita. Hice los nichos, construí las primas rectangulares de fundición. Las coloqué como armando un rompecabezas. A las seis de la tarde, en la herrería de Moisés Brahim, prendimos la fragua para soldarle los tres tramos. Moisés hizo las soldaduras, yo le indicaba como colocar las piezas, el chico de Puebla me ayudaba a girar la tapa. «El Negro» hacía un lechón asado, iba y venía, no podía estar quieto. Al terminar, a las tres de la mañana, pusimos la tapa de cilindro reformada en el sitio que se hizo el asado, la tapamos con cenizas y brazas para que no se enfríe de golpe, sufra tensiones internas y se raje.
"Finalmente, «Chacarita» hacía el trabajo más delicado, el pulido de las bocas de entrada de admisión, salidas de escape, tenían que ser iguales, así también, las tuberías en sus diámetros y sus longitudes. Él era una persona muy capaz, un intuitivo que leía mucho y le gustaba experimentar cosas nuevas.
"La ventaja de esta tapa era que hacía más veloz a la Cupé.
"Tuvimos algunos problemas, se iba agua a los cilindros y el auto andaba en cinco cilindros; por ello abandonamos algunas carreras.
"Hicimos otras agregándole mejoras, con moldes diseñados por «Chacarita»; el auto andaba rápido, pero por fundirse con diferentes materiales, se rajaban."
Para participar en la Vuelta de Tandil -la «No ganadores»- del 16 agosto de 1964, pusieron la primer tapa de cilindro con su problema solucionado. De esa carrera, Norberto Polinori (promedio de velocidad: 149,910 Km./H) salió triunfante, seguido de José Manzano (segundo).
N.Ferreyra.: "Al terminar esa Vuelta, se volcó la gente a ver el motor. Nunca un motor Apache de cuatro bancadas había tenido una tapa de cilindro de seis entradas y cuatro salidas. La única se creó en Argentina, la hicimos nosotros en Villa Cañás."

De Chevrolet a Ford
Pasar de Chevrolet a Ford era (es) un sacrilegio automovilístico. Dados una serie de factores, los mecánicos de Polinori se atrevieron a fantasear con esa posibilidad.
P.Salvía.: "Estuvimos a punto de pasarnos a Ford en el año '66, en que todos corrían con Ford F100 o con motor de siete bancadas con caja de cuarta y nosotros lo hacíamos con un motor de cuatro bancadas con caja de tercera reformada de un Chevrolet '46. Teníamos un motor F100 armado íntegro en el taller, y «El Negro» no quería ponerlo. Nosotros ("Coco" y yo) le insistíamos que lo coloque. Por esa diferencia nos distanciamos de él por unos días.
"Él pensaba bien; si se iba de Chevrolet, era difícil volver. Los Ford tenían un problema: se rompían con cierta facilidad. Tenía miedo, si se le rompía el motor no iba a poder correr más, el dinero para armar uno nuevo salía del bolsillo de él y los costos eran elevados. Al poco tiempo, la General Motors, que había retirado el apoyo, vuelve a darlo."
En la Vuelta de Chacabuco, del 24 de julio de 1966, abraza un meritorio tercer puesto. Primero se colocó Juan Manuel Bordeu con su Chevrolet Súper (3h 32m 51s 2); segundo, Angel Rienzi (3h 36m 17s) con su Ford F-100; tercero, Norberto Polinori (3h 43m 35s 8), ubicó al mejor Chevrolet cuatro bancadas; cuarto, Eduardo Casá (3h 43m 43s) con su Ford F-100.
«Polinori y Casá compartían el tercer puesto que se decidió a favor de Polinori por sólo ocho segundos.»

El accidente
J. Galván: "Nos tocó el cinco; nadie quería ese puesto -muchos se mataron con ese número-. Sexto largó Ternengo; el que, al llegar a la bajada a la tierra, estaba pegado a nosotros. ¿Cómo lo había  logrado tan rápido? La viuda de Meunier bajó  la bandera antes de los diez segundos reglamentarios, entre la partida de cada coche. Le dije a 'El Negro': «No lo dejés bajar a la tierra primero»; para evitar problemas, hizo lo contrario. En la tierra siempre fuimos entre la polvareda de Ternengo; no lo podíamos pasar. En las curvas lo encimábamos; andábamos jugados para alcanzar la punta. En la tercer vuelta -íbamos tercero-, se dio vuelta el viento, lo teníamos de cola, la tierra quedaba encajonada en el camino; no veíamos nada. El punto de referencia que había tomado eran tres molinos, al pasar el último, a los dos minutos teníamos que doblar a la derecha, yo los venía mirando -marchábamos a ciento ochenta kilómetros por hora-, de repente, sentí un golpe, el auto empezó a derrapar, hizo un trompo -no sabía que pasaba-, pegué con la cabeza contra el tablero, fue un golpe elástico (chocamos el auto de Andrés Melino que circulaba despacio al borde del camino que era angosto). Al parar, quedando el auto en sentido contrario a la carrera, 'El Negro' me grita: «¡Dale, bajate!»; lo quedé mirando... «¿Qué pasó?»; le pregunté; «¡Dispará!»; insistió. Bajé del auto y me quedé parado al lado, no se veía ni a un metro. Me acordé que atrás nuestro, cerca, venía Gastón Perkins. Le grité: «¡'Negro' guarda atrás!...» -nunca me voy a olvidar...- terminé la frase y sentí un golpe, vi algo que voló, no sabía qué era. Crucé el alambrado sin sacarme el casco, me metí cincuenta metros adentro el campo;  podía pasar cualquier cosa allí. Cuando se disipó el hongo de tierra, fui a ver lo ocurrido. Creí que 'El Negro' había cruzado para el otro campo, observé en esa dirección, no lo vi; miré para atrás, lo divisé boca abajo en el camino. Está vivo..., pensé. Fui corriendo, lo di vuelta..., enseguida me di cuenta que era sólo su cuerpo desnudo, golpeado, sin rastro de sangre derramada, desprovisto de existencia, el que tenía entre mis manos."