miércoles, 29 de febrero de 2012

ROBERTO MOURAS

El Toro de Carlos Casares


Cuando ingresa a la escuela secundaria, se va a vivir a la casa de sus abuelos, en Casares, el primer año concurre al colegio Nacional, después se cambia al Juan 23, y ahí se recibe de Perito Mercantil, campeón intercolegial de salto en alto en largo, luego llega la universidad y obtiene el titulo de Contador Publico Nacional. Del futbol y la gimnasia, se mezcla con el automovilismo a través de su amigo preferido “Héctor Moro”, compartiendo muchas horas juntos. Hasta ahí Roberto estaba ligado al Futbol y su amigo Moro al automovilismo, un apasionado y fanático de los fierros, ahí es cuando Roberto se contagia con los autos, a escondida de su padre le sacaba Plauto un bergantín y Moro hacia lo mismo con el auto de su padre un Chevrolet 400, haciendo picadas entre ellos. Se escapaban en secretos al Aero Club de Casares, comenzando a descubrir los secretos de manejo, con los autos llenos de barro que lavaban y lustraban para que los viejos no se dieran cuenta.
Todo comenzó en Casares en una carrera de Regularidad, búsqueda del tesoro, pruebas de obstáculos, a todo esto sin tener la mayoría de edad, a veces los padres de ambos tenían que ir a buscarlos a las comisarías. En 1966 Mouras cuenta con 18 años de edad, y la peña Casarense construye un circuito en torno al parque principal de la ciudad, y participa con un Chevrolet 400 y su amigo Moro con un Fiat cupe, después su gran amigo se va a vivir a los Estados Unidos, y ese mismo año, casco plateado, mocasines sin medias, pantalón de vestir camisa, ganaba su primer carrera con el Chevrolet 400 súper sport color bordo, en la categoría Standard, en Alberti Provincia de Buenos Aires, carrera organizada por el Automóvil Club de Bragado, gano con problemas, a poco del final se le rompe el platino, y la anécdota cuenta que surgió la “Peña el Platino Roto”.


Al año siguiente vende el Chevrolet 400 y compra otro súper sport, corre cinco carreras en el Parque San Martín, Después de participar de las carreras Standard de año 66 y parte del 67, el 10 de diciembre participa en la categoría “Anexo J”, siempre con Chevrolet, auto preparado por Evaristo Pardo, en la primer carrera arriba 9°, luego de transitar en el tercer lugar y peleándole el puesto a los Torinos oficiales, el reventón de una cubierta lo retrasa,
Inicia 1968, en su segunda presentación, cambia de marca, del Chevrolet al Torino, debutando en el Autodromo de Buenos Aires, obteniendo su primer podio, arribo tercero.
 En la categoría Anexo J, participo desde el 10 de Diciembre de1967 al 9 de Agosto de 1070, cuatro podios, ninguna victoria y muchos puntos acumulados.

Debut en el Turismo de Carretera 

Fue un 30 de agosto de 1970, en la vuelta de Chivilcoy, con el Torino naranja, con el Nº 52 en sus laterales, acompañado en la butaca derecha, por Lorenzo Bordoli, carrera ganada por Luís Rubén Dipalma, acompañado por Palito Ortega, 2° Eduardo Volpicina-Torino, 3° Gastón Perkins-Torino, Mouras arriba en el 9° lugar, hay una descalcificación, y queda en el puesto 8°. Gana su primera carrera el 9 de mayo de 1976, en la vuelta de Bahía Blanca, protagonizo la famosa hazaña de ganar seis carreras consecutivas con el mítico “siete de oro”


259 carreras en la categoría TC
50 victorias- 27 con Dodge, 23 con Chevrolet
Tres campeonatos de TC, 1983, 84, 85 con Dodge


Con Jorge Pedersoli y Omar Wilke formaron un trío ganador, lo demás es historia. Un hombre con valores bien altos, con la misma humildad que lo caracterizo de chico, así fue de grande, fue el gran ídolo indiscutido de Chevrolet, respetado por todos. Más allá del fanatismo, del hincha, de una u otra marca, el 22 de noviembre de 1992 día de su accidente, de alguna manera todos lo lloraron.

Su vuelta a Chevrolet


Una tirada en la ruta con Mouras

El fatal accidente

1 comentario:

  1. IDOLO DE CHEVROLET A PESAR DE HABER GANADO 3 CAMPEONATOS CON DODGE ! RESPETADO HASTA POR SUS RIVALES, ADMIRADO POR TODOS !
    CORAJE Y VALOR INFINITOS ! UN GRAN VALOR EN LO HUMANO Y EN EL DEPORTE !

    ResponderEliminar