jueves, 23 de febrero de 2012

EL SIETE DE ORO...

El 7 de oro fue uno de los autos más impresionantes del TC


En el año 1976 se construye un auto totalmente nuevo, su armado demanda muy poco tiempo, gracias a los orfebres Wilke-Pedersoli y a todo su equipo.

El ingeniero Joseph consigue el auspicio de Hiram Walker (Old Smuggler) ,por eso el auto era totalmente dorado con logos en verde oscuro, igual que la etiqueta de la bebida. Ahí nace el recordado "7 de Oro" .

Debutando el 14 de Marzo en el Autodromo Municipal, en el Premio Apertura. Logra subir al podio, al clasificarse en el 3º puesto, bien merecido.

El 25 de Abril, en la VI vuelta de 25 de Mayo se clasifica en el 7º lugar.

El 9 de Mayo, fecha histórica para Roberto en el VII Premio Vuelta de Bahía Blanca, logra ganar. Este sería el comienzo de una espectacular cadena de triunfos: Monte, Olavarria, Gran Premio del Llano y otra vez, Monte y OLavarria.




Una anécdota que comenta Pedersoli era que las etapas de 600 km., no había ningún tipo de especulación sobre la ubicación de la carrera; no teníamos ninguna señalización.

En conclusión: ganamos por cuatro minutos: Cuando llegamos, nadie sabia quién había ganado. Le preguntamos a Gradassi si había algo, y nos dijo - "Creo que ganaron ustedes" Este año, el Campeonato es para Héctor Luis Gradassi y Roberto Mouras sale Sub-Campeon

PRIMERA VICTORIA (audio)



1977 Con los mismos colores que en 76 pero con el Nro 2 Roberto emprende el año con un 3º puesto en Bahía Blanca, pintaba una buena temporada, donde continua luchando contra los Ford del Equipo Oficial, siendo él el piloto particular. A pesar de esto consigue dos triunfos Olavarria y el Autodromo Municipal.



Los 8 triunfos del 76 y 77 más la requisitoria periodística no lo cambió. Siguió siendo el mismo muchacho simple y humilde de aquel debut con el Torino Nº 52

La última carrera del año, la XIX Vuelta de Tandil, Roberto se despide del Chevrolet.

El 7 de Oro, lo corrio Recalde y luego Mouras de nuevo en 1978, después se lo vendieron al colorado Occhionero, segun el propio Pedersoli.

El final de este auto fue en una de las carreras que se hizo en Tandil en 1983, donde el "Colorado" taló medio montecito con la Chevy. Del auto solo se rescató la puerta que tiene el N°11 y que se puede apreciar en el Museo de Carlos Casares.

REPLICA EN EL MUSEO MOURAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario